[vc_row][vc_column][vc_column_text]Hace unos años, este tema estaba tan “verde” que no era una preocupación: cualquiera compraba un facturador en una librería y lo llevaba encima para facturar en cualquier sitio, a punta de lapicero. Sin embargo, la realidad nos trajo la facturación electrónica al universo comercial a nivel global y no hay quite. Por un lado, están las obligaciones fiscales, ineludibles, pero por otro están las razones de competitividad que implican la necesidad de contar con una buena herramienta de facturación digital en la estrategia de cualquier empresa.

El mercado digital es una realidad omnipresente, como una dimensión transversal que necesita figurar en el plan estratégico de cualquier PYME. Seguramente la pandemia espabiló las resistencias que pudo tener el segmento empresarial más reactivo, que normalmente son las micro PYMEs, una condición que se debe fundamentalmente a las limitaciones financieras del sector y la forma en que se autopercibe el empresario de las microempresas. Sin embargo, la virtualización del sistema de facturación es un factor que más bien colabora en la economía de costos, la eficiencia de funcionamiento y la rapidez de operación.

Por eso, cuando se diseñó avanzá, en principio se pensó en un facturador simple, de bajo precio, disponible para cualquier PYME y cualquier emprendedor, con la seguridad de que cumplía con los principales beneficios de una aplicación virtual, como la preservación de los datos en caso de pérdida y/o robo del equipo. Sin embargo, crecieron los requerimientos, y avanzá va integrándose como una gestión comercial con funcionalidad compleja de operación simple, cada día. Y lo bueno es que aquella condición del precio bajo, sigue vigente.

Por eso avanzá hoy tiene una propuesta eficiente de facturación virtual para las PYMEs en general, como tiendas, ferreterías, tiendas de conveniencia, entre otros, y también ofrece una alternativa excelente para servicios profesionales, en los cuales se puede destacar la versión que permite administrar una agenda en línea desde cualquier dispositivo, ideal para estilistas o profesionales de cualquier industria que necesitan la solidez de un calendario electrónico multiusuario para fortalecer su modelo de negocios.

Y eso no es todo. El mayor beneficio de avanzá es su capacidad de herramienta offline first. Eso significa que trabaja con internet, pero si el servicio es inconsistente o se interrumpe, la aplicación sigue trabajando en forma normal, sin alteraciones para el usuario, y cuando regresa el servicio consolida la información necesaria. Un gran beneficio, sin duda, que se complementa con la posibilidad de funcionar en cualquier dispositivo electrónico y desde cualquier lugar.

Opciones de facturación virtual para las PYMEs y micropempresas hay; excelentes como avanzá, pocas. Compruébelo pronto.

Silvia Ávarez[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.