[vc_row][vc_column][vc_column_text]La pandemia nos dejó muchas pérdidas, pero también aprendizajes importantes, como la vigilia sobre el modelo de negocios que queremos desarrollar. Antes de la pandemia, la estrategia para localizar la futura ubicación de un punto de ventas se basaba en cantidad de personas que circulaban por el lugar, cantidad de carros que circulaban por esa calle, nivel adquisitivo probable del barrio, vinculación con vías de circulación principales… Puede que eso sea pertinente para algunos modelos de negocios aún, pero la verdad es que hoy en día hay otros parámetros, relacionados con la “madurez virtual” de un empresario y que son indispensables para desarrollarse económicamente en el frenético entorno comercial actual.

Hace no tantos años, la “vidriera”, llamada así por los vidrios a través de los cuales se podían ver los productos ofrecidos, era la forma más clara de llegar al público meta: el barrio, el pueblo, la zona. Eso se podía complementar, si se disponía de los recursos económicos adecuados, con publicaciones gráficas en medios locales o nacionales. Luego la imprenta se acomodó a las necesidades de servicio de las empresas PYMES y todo se inundó de brochures y otros impresos promocionales.

Pero eso ya pasó. Es más, venía agonizando, y la pandemia le pegó el tiro de gracia: murió de muerte natural. Ahora la “vidriera”, de la cual conservamos el nombre, solo para vincularnos con el ADN del remoto pasado, abrazándonos a un origen conocido, pasa por otro lado y se pierde en los borrosos amaneceres de la globalización. Sí, así, en presente, “pasa”, porque ya no “está” en algún lugar, sino que “pasa” en diferentes dimensiones. Y en ese presente en que “pasa” debe tener la capacidad de transmitir lo necesario para que se conozcan los productos y servicios ofrecidos.

Por eso, lo primero que hay que pensar para digitalizar el negocio es tener un sitio web, que es donde “pasa” lo que dije antes. Luego hay que entender que solo por tener un sitio, nada va a “pasar”, simplemente, sino que hay que agregar una buena estrategia de comunicación digital. Eventualmente, casi para todos los negocios es importante establecer presencia en plataformas de delivery o entregas a domicilio, que pueden ser locales, nacionales, regionales o internacionales, dependiendo del producto que se ofrece. En las estrategias, hay que incluir tácticas para que el negocio aparezca en los primeros resultados de los motores de búsqueda, a través de campañas de posicionamiento.

Un complemento ideal para cualquier negocio es desarrollar una aplicación móvil que permita mostrar los productos y servicios ofrecidos, y ojalá el pago en línea. Esto no suena sencillo y no lo es, pero lo anterior tampoco, pues para que los resultados sean buenos, hay que invertir en conocimientos y eso implica invertir en profesionalizar los servicios. Para eso están las agencias, como Piso83 Digital, entre otras, pero no todas comprenden el negocio PYME como ellos.

Un paso importante y que no necesita intermediarios es digitalizar los inventarios, con una buena aplicación. No debe ser cara, sino eficiente y sencilla de manejar, como avanzá. Y la cereza del postre es incorporar un software automático de atención al cliente, como los chatbots. En esto de desarrollar la digitalización del negocio podemos ayudarlo desde Positivamente, la unidad de negocios de Logosoft dedicada al desarrollo competitivo de las PYMES.

Resumiendo: el reto es grande, pero no bueno es que no está solo. O al menos, si está solo es porque quiere. Elija la buena y oportuna compañía para el crecimiento de su negocio, vale la pena.

Silvia Álvarez[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.